Los sacos de rafia de plástico son unos elementos muy apreciados en la industria, dada la versatilidad que, precisamente, adquiere este material en este formato concreto. A continuación, te contamos las claves de este producto. Toma nota de ellas.

 

¿Por qué son tan útiles los sacos de rafia de plástico?

En primer lugar, vale la pena recordar que la rafia es un material natural que se saca de la Raphia farinifera, un árbol parecido a las palmeras. Su grosor y resistencia, superiores a los del yute y los de esa paja que, a primera vista, tanto se le parece, han hecho que sea muy valorada, por ejemplo, para la confección de bolsas, sacos, fibras textiles, costales y otros productos. Sin embargo, a día de hoy, la rafia sintética o rafia plastificada está sustituyendo al anterior material. Su mayor versatilidad, economía y resistencia hacen que sea uno de los materiales más usados para el envasado.

Su empleo se ha hecho muy popular, sobre todo, en la industria agroalimentaria. A grandes rasgos, los sacos fabricados en polipropileno vienen muy bien para envasar, almacenar, transportar y conservar los alimentos. Entre otras cosas, debido a la flexibilidad que proporcionan.

Por otro lado, hemos de destacar que numerosos de estos sacos de calidad están compuestos, aparte de por monofilamento, por gasa y polipropileno, elementos que contribuyen a aislar y proteger lo que se encuentre en el interior. Las películas de polietileno, por su parte, ayudan a hacer este material impermeable, estanco y resistente.

En las siguientes líneas, repasamos las características más relevantes de los sacos de rafia de plástico. Presta atención.

 

 

¿Qué te aporta el uso de estos productos?

En cuanto a las ventajas que comporta apostar por estos sacos, queremos remarcar su alta durabilidad, la cual es muy importante para soportar los costosos procesos característicos de los ámbitos industriales o agrícolas.

Que la vida útil de estos sacos sea tan larga es fundamental para ahorrar en unos artículos de uso común en el día a día de tantas empresas. Un ahorro que va a resultar sustancial a medio y largo plazo. Además, ten en cuenta que la posibilidad de reutilizarlos supone otra facilidad a añadir. Y no solo en el capítulo económico, sino también en el de la comodidad.

Por otra parte, la resistencia propia de este material se adapta de una manera idónea tanto a las complejas estibas como a los largos almacenamientos en condiciones difíciles, pasando también por los transportes más exigentes.

La conservación de los contenidos de los sacos, sin que pierdan sus propiedades esenciales, es otro de sus beneficios más significativos.

Por último, queremos llamar la atención acerca del potencial publicitario de la rafia. Podrás imprimir cualquier logotipo o diseño para atraer a más clientes a tu produto. En este sentido, no olvides que la tinta empleada para poner inscripciones publicitarias en la superficie no se va a filtrar.

En definitiva, los sacos de rafia de plástico aúnan funcionalidad y estética, por lo que elegirlos incrementa la competitividad de tu empresa.