La industria hortofrutícola se relaciona con la producción de diferentes alimentos, como las frutas frescas, los granos y las hortalizas. Igualmente, se encarga de la transformación industrial o del procesamiento de los alimentos de este tipo, que, como bien sabes, son perecederos.

Además, algunos de estos cultivos se cosechan en determinadas estaciones del año. Esta característica hace que puedan ser consumidos en su estado natural por períodos de tiempo cortos.

Es fundamental que dispongas de envases que permitan manipular estos productos, así como comercializarlos frescos, conservarlos, almacenarlos y transportarlos hacia las fábricas de elaboración de conservas, manteniendo la aptitud del fruto. En estos casos, los sacos de rafia de plástico se perfilan como una excelente opción.

 

Importancia de los sacos de rafia de plástico

Los sacos de rafia de plástico son un tipo de envase que destaca por ser una alternativa reciclable, o sea, amigable con el medioambiente. Por otro lado, señalamos el hecho de ser productos altamente resistentes, por lo que su vida útil es larga. Al mismo tiempo, son livianos y flexibles.

Una de las principales ventajas que te reporta el empleo de estos sacos de polietileno es que favorecen la preservación de los alimentos. Esto se debe a que son permeables, por lo tanto, garantizan que los productos en su interior se mantengan sin humedad y sin polvo.

 

Usos de los sacos de rafia de plástico

Hoy en día, los sacos de rafia de plástico son ampliamente usados en diferentes sectores de la economía por el alto grado de dureza que presentan. El sector alimentario es uno de los que demandan en mayor cuantía este tipo de soluciones. Se emplean para el empacado de diferentes productos (cereales, granos, cárnicos…). En el sector de la construcción, este tipo de producto se suele usar para transportar materiales de construcción o para la recogida de escombros.

Estos sacos se pueden lavar bien y pueden ser usados en otras tareas del hogar, como el acopio de los desechos, la organización de objetos en desuso o para mantener la organización de diferentes espacios, ya que permiten la agrupación de herramientas, libros, ropas o cualquier objeto que se desee conservar.

 

Beneficios de los sacos de rafia en la industria hortofrutícola

El empleo de los sacos de rafia de plástico te brinda incontables beneficios, especialmente si te dedicas a la industria hortofrutícola. Entre estos, podemos afirmar que favorece el almacenaje y la preservación de productos, como, por ejemplo, el arroz, los granos y los cereales. También son útiles para transportar tanto las frutas como las verduras o cualquier producto del sector.

Sin importar la extensión de la trayectoria ni las temperaturas a las que se exponga, este material se conservará en buen estado. Así mismo, soporta grandes pesos. Por último, puedes usar los sacos en varias ocasiones, lo que ayuda a disminuir los costes logísticos.

En conclusión, se trata de una excelente alternativa para tu negocio y para el medioambiente, que debe ser evaluada para emplear en cualquier tipo de empresa.