En primer lugar, debemos aclarar que la rafia es una palmera existente en África y América. Una de las características más importantes de ella es que posee unas fibras naturales en sus hojas con una gran resistencia y flexibilidad, las cuales lo convierten en el ingrediente idóneo para la fabricación de sacos.

Existen distintos tipos de fibra sintética que simulan la rafia natural, como son el polietileno y la poliamida. Estos materiales poseen unas características específicas que los hacen muy útiles para diversas funciones.

 

 

La rafia para sacos

En el caso de la fabricación de sacos, el material sintético utilizado para su fabricación es el polipropileno, este material se caracteriza por tener un peso menor, y una mayor transpirabilidad, lo que nos permite almacenar alimentos o piensos de forma más segura.

La gran versatilidad de este material nos permite hacer sacos de prácticamente cualquier tamaño deseado, desde unos pequeños para guardar legumbres o verduras, hasta otros con capacidad para almacenar el pienso del ganado. En función de la necesidad que tengas, variamos el tamaño de este producto.

 

 

Podemos hacer sacos pequeños, con capacidades entre los 3 a los 10 kg, envases para contenidos de entre 10 y 50 kg, e incluso envases de forraje, destinados al almacenamiento y empacado de forrajes. Además, gracias a la flexibilidad de este material, podemos hacer envases flexibles, que se producen según tus necesidades, como el envasado de grandes volúmenes o las bobinas en laminas.

Sin embargo, el tamaño de los sacos no es lo único que podemos ajustar a tus necesidades, y es que este producto suele hacerse blanco, pero esto no tiene que ser necesariamente así, ya que podemos hacerlos de casi cualquier color según la utilidad que se esté buscando. Además, si tienes una empresa y buscas sacos de rafia como bienes necesarios para esta, sobre la rafia también se pueden imprimir imágenes como el logotipo de una empresa sobre ellos.

Esta impresión también permite hacer sacos serigrafiados con nombres, en los que puedes poner el nombre de los productos que vas a guardar. Y en el caso del envase flexible, existe la posibilidad de una impresión de hasta 8 colores, mientras que en el resto de sacos las posibilidades son mucho mayores.

En resumen, las perfectas cualidades del polipropileno, entre las que destacan su flexibilidad y resistencia, nos permiten realizar un gran trabajo sobre él, pudiendo malearlo a nuestro antojo, y consiguiendo la formación de prácticamente cualquier tipo de saco, a cualquier tamaño y en prácticamente cualquier color deseado para tus necesidades.