Los sacos de plástico con sacos fabricados principalmente con polietileno de alta o baja densidad (la densidad depende del peso y volumen del producto que se quiera envasar), aunque también pueden incluir otro tipo de polímeros. Se usan para transportar o almacenar productos pesados o de gran volumen. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre los sacos de plástico y sus usos.

Sacos de plástico: características y variedades

Las dos características más destacadas de los sacos de plástico son:

  • Gran capacidad
  • Gran resistencia

Su elevada capacidad le permite contener grandes volúmenes, mientras que el alto gramaje o grosor del plástico es la causa de su resistencia.

Los plásticos se crean a partir de un grupo de moléculas sintéticas conocidas como polímeros. Los polímeros son grandes, fáciles de crear y están formados por un patrón molecular repetido creado por unidades llamadas monómeros. En los sacos de plástico, el polietileno es el principal componente, pero como ya hemos visto también puede usarse el polipropileno.

El polietileno está formado por muchas cadenas sinuosas de átomos de carbono, entrelazadas y enlazadas a átomos de hidrógeno. Debido a la estructura molecular del plástico, es fácil de manipular en una amplia variedad de formas y densidades. Según su densidad tenemos tres grandes tipos de polietileno:

  • Polietileno de Alta densidad
  • Polietileno de Baja densidad
  • Polietileno de Media densidad

Por otra parte, cada vez es más habitual el uso de plástico reciclado, que contribuye a la conservación del medio ambiente. Además, en el caso del comercio las bolsas de plástico reciclado están eximidas del cobro.

Sacos resistentes para cualquier situación

Los productos que pueden meterse en un saco de plástico son muy dispares. Un saco de plástico puede usarse para almacenar productos hortofrutícolas, transportar hielo o cereales entre otros para su transporte. Su resistencia hace que aguante todos estos usos sin romperse.

Los sacos de plástico pueden macroperforarse o microperforarse en el caso de que el producto necesite ciertas condiciones de transpiración (pensemos en alimentos, por ejemplo).

Sacos de plástico grandes para grandes trabajos

Los usos de este tipo de sacos son múltiples. Debido a su gran capacidad de almacenamiento se utilizan a menudo en industria o para almacenar escombros.

Otra característica interesante es que el plástico ofrece una buena superficie de impresión. Esto se aprovecha para imprimir en el propio saco instrucciones de montaje o de conservación, o aprovecharlo como un elemento más de branding y añadir la imagen corporativa.

Transparentes, ¿te atreves con ellos?

Los sacos de plástico transparentes son la opción ideal cuando se desea que el interior del saco sea visible en todo momento. Eso es muy útil, por ejemplo, en la industria agroalimentaria, donde hay que estar muy pendientes del estado de los productos.

Sin embargo, los sacos de plástico pueden venir en varios colores. A veces no interesa que el contenido sea visible, sino todo lo contrario, ya sea por confidencialidad o para proteger el producto de la luz exterior. En ese caso puede optarse por el negro, la opción más opaca.

Tipos de sacos de plástico

Existen distintas variedades de sacos de plástico dependiendo de su confección y el uso al que se destinan. Entre ellos destacan los siguientes:

  • Polymesh: Son sacos hechos con malla de polietileno. Los agujeros de la maya permiten una muy buena aireación, por lo que estos sacos se utilizan para el envasado de productos agrícolas ya que mejoran su conservación.
  • Raschel: Los sacos de raschel son también sacos de malla, pero a diferencia de los polymesh hablamos de una malla de polipropileno en vez de polietileno. Son más flexibles, pero aportan la misma ventilación, así que también se usan en la industria agroalimentaria.
  • Malla: Las llamadas mallas se fabrican en bobinas y se utilizan sobre todo en protección de fachadas y con fines de decoración u ocultación.
  • Big Bags (Sacas): Los sacos de grandes dimensiones se conocen con el nombre de sacas. Se usan para almacenar mercancías ligeras, pero de gran volumen.
  • Rafia: Son sacos hechos de rafia son un material versátil, usado ampliamente en numerosas aplicaciones durables, siendo un soporte ideal para bolsas y fundas que garantiza la reutilización de las mismas por su resistencia y durabilidad, por lo que se convierten en una interesante alternativa a las bolsas de plástico de un solo uso.

¿Qué diferencia hay entre un saco y una bolsa de plástico?

Muchas veces el término saco de plástico y bolsa de plástico se usan como si fueran sinónimos. Aunque muy parecidos, no son lo mismo. La diferencia está en su capacidad, ya que por norma general las bolsas pasan a llamarse “sacos” si pueden contener 25 kg o más.

¿Cuándo y cómo elijo los sacos de plástico?

Una de las formas de envasado más antiguas y populares son los sacos de plástico. Se utilizan para almacenar alimentos, envasar y transportar mercancías y para la eliminación de desechos, entre muchos otros usos.

En Polyjute somos especialistas en distribución de sacos de plástico. Al ser fabricantes nos ajustamos a las necesidades de tu empresa en cuanto a medidas, calidad y grosor de los sacos. Si necesitas este tipo de sacos para tu negocio, ponte en contacto con nosotros para encontrar los que mejor se adapten a vuestras exigencias.