Los FFS son uno de los modelos de envases flexibles más utilizados en la actualidad debido a sus interesantes características. Si no estás familiarizado con el uso de tubos FFS o láminas FFS en este artículo te explicamos en qué consiste este tipo de envasado, cómo se realiza y cuáles son sus principales ventajas.

¿Qué significa FFS?

FFS son las siglas de Form, Fill y Seal; en español: Formar, Llenar y Sellar. Se trata de un proceso de ensacado automático donde una máquina se encarga de formar el saco, llenarlo y, por último, sellarlo. El saco se forma a partir de un gran rollo de film que puede ser tubular o plano.

El film FFS es una alternativa a los sacos industriales individuales. Este tipo de sistema se encuentra en líneas de llenado automático de alta velocidad, donde se necesita envasar grandes volúmenes del mismo producto.

En este tipo de ensacado el producto se envasa en films FFS (tubular o plano) hechos de polietilenos y polipropilenos por coextrusión de tres capas.

¿Para qué se usan los sacos FFS?

El sistema FFS se usa para el envasado de distintos productos, en especial materias primas y sólidos secos. Entre los más habituales destacan los siguientes:

  • Abonos
  • Arena y materiales de construcción
  • Azúcar
  • Fertilizantes
  • Sector de las granzas (petroquímicas)
  • Pigmentos

La principal ventaja del sistema FFS es el ahorro de costes, ya que ofrece una elevada productividad en llenado automático. Además, se trata de un sistema flexible con alta calidad en la impresión.

Dado que las máquinas FFS se utilizan a menudo para el envasado de productos con propiedades higroscópicas (capacidad de absorber humedad) por lo que los sacos deben ser totalmente estancos.

Ventajas

Los sistemas FFS agilizan el proceso de envasado reduciendo el tiempo de producción y aumentando la versatilidad de la fabricación. Se pueden aplicar varias gamas de formatos de envasado, incluyendo distintos tamaños y formas, en una sola tirada. Esto es muy útil para las empresas que necesitan múltiples tamaños comercializables.

Además, FFS es un sistema de embalaje que ofrece otros importantes beneficios sobre los sistemas de embalaje tradicionales:

  • Ofrece un rendimiento de muy alta capacidad, pudiendo hacer más de 1.800 bolsas/hora.
  • Es un sistema de envasado seguro, estable, fiable y sobre todo rápido.
  • La máquina FFS es de fácil acceso para la limpieza e inspección.
  • Su uso facilita un lugar de trabajo limpio y libre de derrames.

Por todo ello el FFS se ha convertido en uno de los sistemas de embalaje preferidos por las empresas.

Formatos FFS

El envasado por el sistema FFS se realiza principalmente en dos formatos: tubos FFS y láminas FFS. Veamos las características de cada uno de ellos.

Tubos FFS

  • Los tubos FFS son bobinas en tubos continuos de polietileno coextruido.
  • El saco se sella en la base, se corta, se forma y se llena, y luego la parte superior se sella.
  • Formado por coextrusión de 3 capas
  • Ancho de la bolsa: 40-110 cm (doble anchura)
  • Espesor de film: 30-250 micrones
  • Diámetro de bobina: máximo 120 cm, Peso de bobina: máximo 300 kg
  • Ideales para el envasado de grandes volúmenes de producto a un ritmo elevado.

Láminas FFS

  • Las láminas FFS son bobinas de lámina de polietileno coextruido con espesor superior a 110 micras
  • El saco se sella en la base y verticalmente, se corta, se forma y se llena, y luego la parte superior se sella.
  • Formado por coextrusión de 3 capas
  • Ancho de la bolsa: 40-130 cm (doble anchura)
  • Espesor del film: 30-250 micrones
  • Diámetro de bobina: máximo 120 cm, Peso de bobina: máximo 600 kg
  • Ideales para el envasado de pequeños volúmenes debido a su gran versatilidad

Cómo funciona una máquina de FFS

Las máquinas Form Fill Seal (FFS) son máquinas envasadoras que forman, llenan y sellan un saco en la misma máquina. Los principales tipos son las máquinas de sellado de llenado vertical (VFFS) y las máquinas de sellado de llenado horizontal (HFFS).

En las máquinas FFS, el material de envasado se alimenta de un rollo, se moldea y se sella. A continuación, las bolsas/paquetes se llenan, sellan y separan. Algunas máquinas pueden ensacar hasta 33 bolsas por minuto según el modelo seleccionado.

El funcionamiento de una máquina FFS es el siguiente, aunque el proceso varía ligeramente dependiendo de si se usa un film tubular o laminar.

  • Cuando se introduce en la máquina de llenado, el film tubular FFS se sella en la base y se corta, se forma y se rellena, y luego se sella en la parte superior.
  • El mismo procedimiento se aplica al film FFS laminar, con una fase adicional para el sellado vertical antes del sellado de base.

Una máquina FFS típica cuentan con tres estaciones operativas:

  1. Una para formar el fondo del saco y cortar el film según la longitud que se desea.
  2. Una segunda estación para llenar el saco.
  3. Una tercera estación para sellar la boca del saco.

Para que los sacos conserven su forma para paletizarlos, suele instalarse un sistema adicional para extraer el aire durante el llenado.

Para que las máquinas FFS funcionen de forma fluida y constante es imprescindible realizar un mantenimiento regular. Eso incluye revisar las barras de cierre, las superficies antiadherentes y las cuchillas de corte.

Muchos sistemas FFS son muy sofisticados y cuentan con interfaces informáticas y redes de control para garantizar la velocidad y fiabilidad del proceso. En los sistemas más avanzados, todas las fases de producción se realizan en una sola máquina, desde la conformación y corte del film (tubular o laminado), hasta la dosificación, el pesado, llenado y, por último, el cierre y transporte a paletizado.

En Polyjute ponemos a tu disposición una amplia variedad de láminas y tubos FFS para envasado. Cumplimos con todos los estándares de calidad y contamos con diferentes formulaciones y espesores para productos FFS, sobre los que además podemos aplicar sistemas de impresión de hasta 16 colores y reproducir todo tipo de litografía. Si quieres más información sobre cualquier de nuestros productos, contacta con nosotros.