Como se ha mencionado anteriormente, los sacos de rafia se utilizan como embalaje para diversos sectores debido a su alta resistencia y porque ofrecen ventajas únicas frente a otros materiales menos robustos, como el yute.

La rafia de plástico se caracteriza por ser un material resistente y, por ello, se aplica en la fabricación de fibras sintéticas textiles o bolsas, entre otros productos. Al trenzar sus hilos, se obtienen los sacos de este material y estos suelen ser utilizados, generalmente, en el empacado y envasado de productos a granel.

 

Usos de los sacos de polipropileno

Cuando los sacos de rafia o polipropileno son nuevos, se pueden utilizar en el sector alimentario para empacar carnes, granos, cereales y otros productos alimenticios. También suele darse su uso en el sector químico para el almacenamiento y envasado de productos concentrados.

Cuando son reutilizados, debido a que estos sacos se pueden lavar, no es recomendable su uso en sectores químicos ni alimentarios. Por el contrario, este tipo de envase usado sí puede utilizarse para recolectar basura o para contener materiales que no requieran cuidados especiales, como fertilizantes. Por lo tanto, en el sector agrícola es también muy extensa su utilización en el envasado de arroz, pienso, semillas o harina.

Por supuesto, en el sector doméstico también tienen propiedades favorables. Estos sacos son muy recomendables para mantener el orden y la limpieza tanto en la parte interior, en armarios para organizar objetos; como exterior de la vivienda, en el jardín, trastero o garaje.

 

Características de los sacos de rafia PP:

Es conveniente conocer las características más llamativas de estas bolsas de polipropileno:

  1. Son altamente resistentes a las inclemencias del tiempo como el sol o la lluvia.
  2. Se puede imprimir en su superficie cualquier logotipo, fotografía o texto informativo para controlar el material que hay en el interior. La rafia evitará que la tinta traspase la bolsa y se impregne en lo que contiene.
  3. Pueden cargar elementos pesados. Tienen una capacidad de peso mayor que otros productos del mercado.
  4. Tienen una vida útil muy larga, al ser resistentes y reutilizables.
  5. Como se dijo anteriormente, se pueden reutilizar. Su primer uso es más dedicado a la industria de alimentos o químicos, pero posterior a ello pueden emplearse en otras áreas.
  6. Son envases totalmente seguros.
  7. Resisten a trayectos de transporte y almacenamiento en almacenes sin importar la temperatura.
  8. Son permeables al aire, creando una barrera contra el polvo y la humedad. Esto es vital para una óptima conservación de los productos en su interior.

En conclusión, los sacos de rafia son un elemento de envasado realmente útil y polivalente en diferentes áreas de industria y alimentación. Puede adaptarse a diferentes necesidades, desde el pienso para animales, hasta el envasado de harinas, cereales o especias.