Seguro que te has fijado en esos sacos que encuentras en la acera al frente de algún local o vivienda donde se están efectuando obras de reformas o construcciones. Esos sacos están fabricados en rafia de plástico, y su utilidad es la de almacenar temporalmente los escombros provenientes de una obra.

Prácticamente, hay 2 formas de retirar escombros en una obra: el usar el típico contenedor o bañera de metal puesto a pie de obra donde se depositan los escombros, y los sacos o recipientes donde se van depositando esos escombros para llevarlos al vertedero.

El contenedor de metal tiene mucha más capacidad que los sacos, pero plantea más problemas. En este artículo te vamos a contar las ventajas de usar los sacos de rafia de plástico para la retirada de escombros de una obra.

 

¿Qué son los sacos de rafia?

La rafia natural es una fibra que proviene de una palmera africana o americana, es una planta bastante grande y resistente de la que se extraen sus fibras para confeccionar un tejido de alta flexibilidad y resistencia. Tradicionalmente era usada en la confección de sacos donde almacenaban vegetales y en cestería por su gran resistencia.

La rafia sintética es un material plástico proveniente de fibras artificiales de varios materiales. Las fibras se entrelazan perpendicularmente entre sí y están hechas a base de polietileno y polipropileno. El tejido resultante es un tejido de alta resistencia, una gran flexibilidad y totalmente reutilizable gracias a la facilidad con que se limpia.

Los sacos de rafia sintética son aptos para almacenar una gran cantidad de materiales, desde productos perecederos hasta materiales de obra. Su gran resistencia permite su fácil movilidad incluso con gran peso en carga, son totalmente sostenibles y gracias a los materiales de los polímeros que están hechos totalmente reciclables gracias a su fácil limpieza y gran aguante.

 

 

¿Por qué usar los sacos de rafia en construcción?

En primer lugar, por su gran resistencia y durabilidad. En segundo lugar, por las ventajas que presentan ante otro tipo de sistemas de retirada de escombros como pueden ser los contenedores:

  • Los sacos pueden estar depositados en la propia obra donde no molesten hasta que son retirados, a diferencia de los contenedores que tienen que permanecer estáticos en la vía pública hasta que son retirados a vertedero.
  • La instalación de un contenedor en la vía pública conlleva diferentes permisos municipales como pueden ser su almacenamiento en la vía o el cortar la calle para su instalación o retirada. Con los sacos de rafia, evitamos el tener que pedir permisos, ya que pueden estar almacenados en la propia obra.
  • Su gran economía. No es necesario el pagar tasas por almacenar los escombros temporalmente a diferencia de los contenedores.
  • Su multitud de usos. Debido a sus características se limpian fácilmente y por lo tanto pueden ser utilizados muchas veces.

En conclusión, emplear sacos de rafia de plástico para obras o construcciones, supone una gran ventaja tanto para las empresas como para todos los que rodean una obra de este tipo, los contenedores pueden ocupar más espacio, ser molestosos en cambio, los sacos de rafia de plástico son más adaptados al lugar y a las condiciones, soportan diferentes tipos de temperatura y además son reciclables, lo que también favorece al medioambiente.